ESCRITOR DE LETRAS MÁGICAS Y MÍTICAS, GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

asmeamvigdyeu6rsvhsxq_k-xprnzuxyl10owvqcgmt_

«Macondo era entonces una aldea de veinte casas de barro y cañabrava, construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos.»

Quién no ha disfrutado del realismo mágico con el que el escritor colombiano Gabriel García Márquez, describiera la mítica fundación de Macondo por los Buendía, en su inolvidable obra literaria Cien años de soledad.

Considerado como el máximo representante de la literatura hispanoamericana en los años 60, Gabriel García Márquez nació en Colombia, Aracataca, (Magdalena) el 6 de marzo de 1927. Hijo de Gabriel Eligio García y Luisa Santiaga Márquez, su nombre completo era Gabriel José de la Concordia García Márquez y era conocido familiarmente como Gabito.

Cursó los grados de secundaria en el Colegio Jesuita San José, allí publicó sus primeros poemas en la revista escolar Juventud. Luego, gracias a una beca estudió en el Liceo de Zipaquirá, donde se destacó en varios deportes, llegando a ser capitán del equipo en tres disciplinas, fútbol, béisbol y atletismo.

A la edad de diez años ya escribía versos humorísticos. En 1945 escribió sonetos y poemas octosílabos inspirados en una novia que tenía, siendo estos uno de los pocos intentos por versificar. En 1947 presionado por sus padres, se trasladó a Bogotá para estudiar derecho en la Universidad Nacional y por ese año, publicó su primer cuento La tercera resignación, en el número 80 del suplemento del fin de semana en el rotativo de el periódico El Espectador, en el cual es presentado como nuevo genio de la literatura colombiana. Después apareció un segundo cuento, Eva está dentro de un gato.

Aunque nunca se graduó en Derecho, si iniciaba sus principales actividades periodísticas: La de columnista y escribía en una columna diaria de el periódico El Universal. Escribió también en una columna diaria en el Heraldo de Barranquilla que apareció a partir de enero de 1950, bajo el encabezado de «La jirafa» y firmada por «Septimus». En febrero de 1954 García Márquez se integró en la redacción de el periódico El Espectador, donde inicialmente se convirtió en el primer columnista de cine del periodismo colombiano y luego en brillante cronista y reportero.

El año siguiente apareció en Bogotá el primer número de la revista Mito, la cual duró 7 años, en donde Gabriel publicó un capítulo de La hojarasca, El monólogo de Isabel viendo llover en Macondo (1955) y la novela breve El coronel no tiene quien le escriba (1958), en ese año también ganó el primer premio en el concurso de la Asociación de Escritores y Artistas.

El escritor estuvo tres años ausente de Colombia. Vivió en Paris y recorrió Polonia y Hungría, la República Democrática Alemana, Checoslovaquia y la Unión Soviética. Continuó como corresponsal de El Espectador en precarias condiciones, pues si bien escribió dos novelas, El Coronel no tiene quien le escriba y La mala hora, vivía pobre a morir, esperando el giro mensual de el periódico El Espectador. Fue también corresponsal de El Independiente y colaboró con la revista venezolana Elite y la colombianísima Cromos. En 1957 se vinculó a la revista Momento.

En Marzo de 1958 se casó en Barranquilla con Mercedes Barcha, hija de un boticario, unión de la cual nacieron sus hijos Rodrigo (1959), y Gonzalo (1962). En este año fue premiado por su novela colombiana La mala hora (Esso de Novela Colombiana). De sus intentos cinematográficos el más exitoso fue El gallo de oro (1963).

Márquez vivió algunos años en México, país donde escribió Cien años de soledad, novela que publicó en 1967, siendo desde el inicio todo un éxito con ventas de 8.000 ejemplares y traducido a más de veinticuatro idiomas, con esta obra literaria, ganó cuatro premios internacionales, entre los más destacados el premio Chianciano Aprecia en Italia (1969) y fue denominado el mejor libro extranjero en Francia. En 1970, publicado en inglés y escogido como uno de los mejores doce libros del año en Estados Unidos.

Dos años después le fue concedido el Premio Rómulo Gallegos y el Premio Neustadt y en 1971. Mario Vargas Llosa publicó un libro acerca de su vida y obra. También escribió guiones de cine y trabajo en las Revistas Familia y Sucesos, de las cuales fue director.

Durante las siguientes décadas escribió cinco novelas: El otoño del patriarca (1975), Crónica de una muerte anunciada (1981), su segunda obra maestra, y la colección de cuentos La increíble y triste historia de la Candida Eréndira y de su abuela desalmada (1973).

La Academia Sueca le otorgó el Premio Nobel de Literatura en 1982. Después de este premio, el escritor se ratificó como figura rectora de la cultura nacional, latinoamericana y mundial. Luego del premio, publicó otras de sus mejores obras, El amor en los tiempos del cólera (1985), El general en su laberinto (1989), Doce cuentos peregrinos (1992) y en 1996 García Márquez publicó Noticia de un secuestro, donde combinó la orientación testimonial del periodismo y su propio estilo narrativo, esta historia representa la onda inmensa de violencia y secuestros que Colombia continuaba encarando.

Tras un largo silencio en 2002 presentó sus memorias, Vivir para contarla y la novela, Memoria de mis putas tristes, apareció en 2004.

En 1999  fue diagnosticado con cáncer linfático y en abril de 2014 internado en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición en México, D. F., debido a una recaída. El cáncer había afectado un pulmón, ganglios e hígado. Gabriel García Márquez falleció el 17 de abril del 2014.

Por Lisbeth Ibarra
Florida, Estados Unidos


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s